Ryunosuke Akutagawa

En el bosque Declaración del leñador interrogado por el oficial de investigaciones de la Kebushi -Yo confirmo, señor oficial, mi declaración. Fui yo el que descubrió el cadáver. Esta mañana, como lo hago siempre, fui al otro lado de la montaña para hachar abetos. El cadáver estaba en un bosque al pie de la montaña.Sigue leyendo “Ryunosuke Akutagawa”

Miguel Sardegna

7 cuentos japoneses esenciales 1En el bosque, de Ryūnosuke Akutagawa Varias personas envueltas en una violación y asesinato dan su versión de los hechos ante un tribunal. La eficacia del relato se apoya en la multiplicidad de los puntos de vista: cada uno de los involucrados cuenta su propia versión de los hechos, su propiaSigue leyendo “Miguel Sardegna”

Ricardo Montiel

El fin del mundo (crónica libre) ¿Adónde haré volar el pensamientomientras limpio los vidrioso arrastro con ojos de trasnocheel carrito de limpieza, mientras, como el viento la genteviene y va todo el día? Empleado de Aeroparque ¿Por qué debería decirte algo que sea verdad? Margaret Atwood Hablar del fin del mundo en el avión: quéSigue leyendo “Ricardo Montiel”

Rosana Laura Canosa

Poemas Confesión Ando estrenando miseriastengo que mudarme de paíso de veredaromperme la inerciao algún hueso me enamoro de los filos de las cosas la medialuzla oscuridadla sombra pergeña un margen de horror no encuentro resquiciopor donde escapara un tiempo sin hojas cuadriculadas sigo a una hormiga que va mordiendo mi albahacaescucho cómo se desgarrala carneSigue leyendo “Rosana Laura Canosa”

María Soledad Fernández

Un perro en la puerta de la casa velatoria PRIMERA PARTE 1 Llego a la dirección que me pasó mamá por mensajito, hace un rato. “Liberaron el cuerpo. El velatorio es en 54 y 18, a las 7. No llegues tarde”. Mamá siempre tan dulce. No deja de aleccionarme ni siquiera en momentos como este.Sigue leyendo “María Soledad Fernández”

Hormigas sobre la moral

A propósito de Degenerado, la nueva novela de Ariana Harwicz Ismael Rimoldi ¿Cómo será sentir una montaña de hormigas carniceras abalanzarse sobre uno? Sentirlas  que se meten bajo la ropa, que nos clavan un millón de mandíbulas y que son tantas que la lucha es inútil. Al cabo de una hora, suponiendo que el corazónSigue leyendo “Hormigas sobre la moral”

Jorgelina Etze

Hombre al agua Nuevas formas crecenSon tan atractivasQuiero descansar de todo ayer“Hombre al agua” Soda Stereo Recuerdo el susto.Y el frío. Un frío punzante. Como si miles de alfileres me perforasen la piel, los ojos, la sangre.Pero la caída no. La caída no la recuerdo.Bueno, ahora sí la recuerdo. Pero al principio no. La caídaSigue leyendo “Jorgelina Etze”

Pablo Martínez Burkett

Noche de guardia Una abjuración no me bastó; descubrí que muchas veces yo había entrevisto la espantosa verdad.ADOLFO BIOY CASARES – En memoria de Paulina Sé que habrá escuchado anécdotas sobre las guardias nocturnas. Hechos de violencia, accidentes automovilísticos, domésticos y también sexuales. No digo que no sucedan, pero la gran mayoría de los casosSigue leyendo “Pablo Martínez Burkett”

Lautaro Vincon

Casas perdidas También mueren los lugares donde fuimos felices.JULIO RAMÓN RIBEYRO, Prosas apátridas 1 Sabían que iba a llover porque la cancha se había llenado de aguaciles. Aparecían cada vez que se avecinaba una tormenta. Luciano pateó el último penal. Alejandro le gritó que iba a fallar. La pelota dio una comba, rozó el ánguloSigue leyendo “Lautaro Vincon”

María Silvia Biancardi

Choperas — Lo pintamos un poquito y le saco como trescientos pesos de alquiler —dice José—. Podría andar muy bien como verdulería—. Mercedes lo mira por encima de los anteojos. Cuelga el bolso de las lanas en la silla.—Sí, acá hace falta una —responde mientras se sienta en el borde de la cama y ordenaSigue leyendo “María Silvia Biancardi”

Gabriela Luzzi

Poemas *Cuando me dijeron que tenía quequedarmesupe que me iríalo antes posibley me porté bien.Había jurado quenunca máspasaría por un dolor asípero vi la carade mi hijay lo olvidé.Desde que soy madretrabajo ocho horaspor díay por momentos actúocomo si no me importaraperder mi trabajo;llego a casa,preparola cena,todo pidecierto reparoy no sécómo interpretarme. *Tengo un trabajodondeSigue leyendo “Gabriela Luzzi”

Gustavo Yuste

Personas que lloran en sus cumpleaños Fragmento Viernes 28/09: Lo que me unía a este diario, como al resto de las cosas, cada vez existe menos. Siento la obligación autoimpuesta de terminarlo, pero si pudiera verme a mí mismo escribiendo acá, si alguien me filmara, me generaría un gran rechazo Tampoco soy un gran lector.Sigue leyendo “Gustavo Yuste”

Homero2019

Lectura compartida de clásicos de la literatura Marina Tabasso Leer por Twitter es algo que ni hubiera pasado por mi cabeza, porque no usaba esa red social. ¿Prejuicios? Debo admitir que los tenía: me parecía difícil de usar, me daba la sensación de que era para gente que hablaba de política o que buscaba destacarseSigue leyendo “Homero2019”

Mat Chiappé

Engentamiento en Tokio Un día agotador. Habíamos hecho uno de mis recorridos turbo. Primero, al parque Ueno (que sí, que está re bueno), a uno de sus museos, al lago de lotos Shinobazu, al camino de cerezos, al santuario Tōshōgū, a los templos Bentendō y Kiyomizu-Kan’on, a la estatua de Saigō Takamori y de suSigue leyendo “Mat Chiappé”

El clan editorial

Entrevista a Mariana Alonso, directora de También el caracol Adriana Morán Sarmiento “Me gusta pensar que somos un clan samurái que lucha por expandir el territorio que ocupa la literatura japonesa traducida al castellano”. También el caracol, la nueva -y prometedora- editorial de Mariana Alonso apuesta por traducciones directas del japonés para un lector argentinoSigue leyendo “El clan editorial”

Riichi Yokomitsu

Máquina (Fragmento) A veces, al principio, me preguntaba si el dueño del negocio estaba loco. Se había convencido de que su hijo, que no había cumplido ni tres años, no lo quería. Un niño tiene la obligación de querer a su padre, sentenciaba enojado. Cada vez que el niño, que apenas podía caminar, se caíaSigue leyendo “Riichi Yokomitsu”

Walsh: policial y psicoanálisis

Victoria Mora Ricardo Piglia entrecruza al psicoanálisis y a la literatura en un texto que titula “Los sujetos trágicos” (1), allí toma ciertas resonancias que encuentra entre uno y otra. Comienza por dar cuenta de la elección del título, del por qué el psicoanálisis constituye, de algún modo, sujetos trágicos. Quién visite a un analistaSigue leyendo “Walsh: policial y psicoanálisis”