Tríptico del desamparo. Fragmento

Pablo Di Marco Como siempre, durante la bajada en el ascensor me cubro el cuello con el pañuelo de seda. Don Gómez, inevitablemente en la puerta del edificio, alza la boina y aparta la manguera para dejarme pasar. Ya en la esquina de “La Biela”, el diariero me da El mundo y el espantoso carameloSigue leyendo “Tríptico del desamparo. Fragmento”

Sobre «Taxidermia» de Bisama

Por Adriana Morán Sarmiento “Las historias, todas las historias, son un vómito de luz”. El personaje se construye de a poco, así como la novela se va leyendo en pequeñas dosis, porque lo que Bisama hace es ir soltando pequeñas historias dentro de la historia. Dosificar la tragedia. Como una garúa, así se va leyendoSigue leyendo “Sobre «Taxidermia» de Bisama”

Reseña: «La voz del agua»

Por Bruno Román “Bajó con pasos lentos. Sabía que en ese sitio nunca había habido nada que la apurara y, además, no se encontraba segura de lo que estaba por hacer. Llegó hasta el borde en el que la arena se volvía un universo de pedregullos y carcasas fragmentadas, el borde incierto en el queSigue leyendo “Reseña: «La voz del agua»”

Reseña: «Nadie necesita otra novela»

Por Marcial Gala Una buena novela se compone sobre todo de muchos silencios, silencios que suelen tener la contundencia de las palabras más elaboradas, pero narrar así es peligroso porque el autor no sólo va en busca de la palabra exacta, sino que necesita arrancarse tiras de su piel; en resumen, convertir a la propiaSigue leyendo “Reseña: «Nadie necesita otra novela»”

Cuatro encuentros con «Casas muertas»

Casas Muertas, la segunda novela del escritor venezolano Miguel Otero Silva (1908-1985), fue publicada por primera vez en Argentina por Editorial Losada, en 1955. Más de 60 años después, otra editorial argentina -Sorojchi Editores- vuelve a publicar esta joya olvidada de la literatura latinoamericana.A continuación compartimos relatos de cuatro ensayistas y narradores venezolanos que danSigue leyendo “Cuatro encuentros con «Casas muertas»”

Homenaje a Eugenio Montejo, 10 años después

A «M»Waleska Bustos «Un buen poema ayuda a cambiar la formay el significado del universo,ayuda a extender el conocimiento de sí mismoy del mundo que le rodea»Dylan Thomas Conocí a Montejo gracias a «M». Un mediodía, cuando la distancia era la norma, conversábamos por teléfono mientras me presentaba al poeta. Recuerdo haberme conectado de talSigue leyendo “Homenaje a Eugenio Montejo, 10 años después”

Eleonora Requena

Cinco textos inéditos IMe comieron la lengua los ratones, me entramparon en el pecho su silenciome limaron las vocales, se llevaron mis lamentos, se enfundaron las memoriasorinaron los legajos, borronearon los versitosmerendaron sobre cartas, sobres, aspavientos, se cagaron en la caja de pañueloscarcomieron los olvidos, devoraron la tristeza y satisfechosse fugaron por los caños, seSigue leyendo “Eleonora Requena”

Gabriel Payares: el mar y la nostalgia

Entrevista por Adriana Morán Sarmiento / Fotos: Beto Gutiérrez Parado frente al monumento a Simón Bolívar que está en la ciudad boliviana de Villazón, Gabriel recordó la imagen de los libros que vio desde chico. El héroe patrio se había desdibujado. Este Bolívar era más bien pequeño, con el caballo mirando hacia adelante y unaSigue leyendo “Gabriel Payares: el mar y la nostalgia”

Gabriel Pantoja

Crack Ilustraciones: Luis Silva 1no dije “caían naranjas del poema”dije sí “rodaba el número sobre la mesa floja como gotera”y si no dije“caían, etcétera” y sí dije “etcétera, gotera y mesa”¿es porque caí? 8subí abríleí la piedra el vidriosoñé había visto la luz de la esquina la chicaabrí los ojos las páginas de la sangreSigue leyendo “Gabriel Pantoja”

Flora Francola

Artilugios para navegar en mares metafísicos Poesía / Instalación dejo migajas solo en el regreso(pequeñas partes de mí)para no perderme cuando quiera volverCarlos Quevedo. Recogimos nuestro cabello como campesinos arando la tierra seca, esperando que la lluvia cumpliera viejas promesas.Esta noche llueve tanto y mis pies son submarinos en la avenida.Nosotros que agradecemos al solSigue leyendo “Flora Francola”

Marco Gorgoroso

El olor chamuscado de la piel sólo contempla el roce excesivo a que fue expuesto. La carne es un organismo de poder, revolotea sobre mí la idea de la posesión, de controlar el multicelular plasmático cuerpo. Abrir la boca e introducir un pedazo de carne, cerrar la boca y magullar rencores, solcitos mal pintados, comoSigue leyendo “Marco Gorgoroso”

Carla Maliandi

La habitación alemana. Capítulo I Alguna vez aprendí el nombre de todas las cons­telaciones. Me las enseñó mi padre advirtiéndome que este cielo alemán le resultaba totalmente ajeno. Yo tenía una obsesión con el cielo, las estrellas y los aviones. Sabía que un avión nos había traído a Heidelberg y que un avión nos llevaríaSigue leyendo “Carla Maliandi”