Alejandro Schmidt

El jorobado en la madrugadapor el vidrio roto de la escarchaalguien llama a su perro silbainsistellama a su perro si una vezuna sola vezhubieran llamado asía mi corazón no llevaría esta jorobacuando sale el sol. Un hombre va al trabajo Un hombre va al trabajocon una chaqueta liviana y una camisagastada, celeste, a rayas caminaSigue leyendo “Alejandro Schmidt”

Leandro Surce: Haikus

El haiku es la pintura de un instante.En Moras silvestres, este bello libro de haikus, Leandro Surce a veces respeta la métrica, a veces no; a veces usa palabras de estación (como grillos, mosquitos y dientes de león) y muchas otras no; pero siempre nos muestra una pintura, o una foto a color, donde seSigue leyendo “Leandro Surce: Haikus”

Osvaldo Bossi

La escuadra Siempre se portó mal,midió por su cuenta al mundoen total desamparoy desoyendolas órdenes de la maestraque no soportaba tales vértices,tales ángulos de atrocidad.Una mañanala utilicé como revólvery disparé contra el mundomi primer rencor. La goma de borrar La busquécon desesperacióndespués de cometer el crimen;tenía las manos llenas de sangre,las manosy el pantalón.Pasé frenteSigue leyendo “Osvaldo Bossi”

Sharon Gorosito

RompecabezasMi abuela me contó una vezque algunos duelosempiezan antes que la pérdidacomo si una parte de nosotrosmás atentase moviera sigilosapara arrimarse a rompernospor una despedida prontao lejana.Y la otra parte,tan inocentefuera sólo una pieza del rompecabezasexcluida de la cajasin manual de instrucciones. El baúlLo que se guarday escondepor más caricias que lleveno deja de doler.Sigue leyendo “Sharon Gorosito”

Poemas de Patrizia Cavalli

Traducidos al español por Fabio Morábito Quante tentazioni attraversonel percorso tra la camerae la cucina, tra la cucinae il cesso. Una macchiasul muro, un pezzo di cartacaduto in terra, un bicchiere d’acqua,un guardar dalla finestra,ciao alla vicina,una carezza alla gattina.Cosí dimentico semprel’idea principale, mi perdoper strada, mi scompongogiorno per giorno ed è vanotentare qualsiasi ritorno.Sigue leyendo “Poemas de Patrizia Cavalli”

Rosana Laura Canosa

Para estar triste en primavera Lavar sábanas blancascon jabón blancoen alguna piletaque esté debajode un limonero(también puede ser un ciruelo)lo crucialpara que esto funcionees que esté florecidorefregar las sábanas blancascon jabón blancosi cae una flor blancaentre el agua espumosay los dedos arrugadosdejarla flotar no corregir nada de lo que se nos ofrece si hay pájarosSigue leyendo “Rosana Laura Canosa”

Jesús Alberto León

INÚTIL RECLUSIÓN Uno cree estar a salvo del desamparo usual,quedándose en la casa todo el día.Los colores cordiales, los muebles protectores,las paredes de ceño inexpugnable,aseguran la vigencia tranquiladel amparado temple, del sosiego. Se puede así escapar a la obcecada esgrimaque deshilacha la trama del mundo;se puede reposar, impedir el desgarro,y aun desorientar el filo abalanzado…Sigue leyendo “Jesús Alberto León”

Leandro Diego

Poemas de Monoimi #2 si le fuera posible deseardesearía ser el pibeque está abajo de la Panamericanaen medio de la nochey del frío calentándose las manosen un tacho de lata: brasas de cartón, ramasun cajón de verdurashúmedoy la hojarasca quetodavíacrepita la campera azul,el zumbido de las moscas que–depende del viento–a veces se escuchay a vecesSigue leyendo “Leandro Diego”

Jairo Rojas Rojas

Poemas del libro Geometría de la grieta 5:00 a.m. Debogri-tarcomo tú:la palabra golpeada, vaciada, llena de sombras para el que mira tres lunas coronando peregrinas montañas. Gritar como un coñazo en la puerta del mar; por joder, pajudo, al que sereno escucha la palabra vibrátil que deja callada la muerte y las preguntas que unSigue leyendo “Jairo Rojas Rojas”

Arturo Gutiérrez Plaza

HOGAR Vivo en esta ciudad, en este país despoblado,avergonzado por sus propios fantasmas,confinado a cuatro paredes hurañas. Vivo en cuartos vacíos.En habitaciones que a ratos se encogenexpulsando todo aquelloque hasta ayer me acompañaba. Vivo en su centro como viven los moluscos,babosos e invertebrados, cordializandocon la concha que los protege. Doy rondas, tanteo su superficie,hago trampas:Sigue leyendo “Arturo Gutiérrez Plaza”

Natalia Litvinova

La nostalgia es un sello ardiente Catalina, sos abogadapero no podrías defendermede la trama familiarni del exceso de nostalgia,guardamos algopor considerarlo pequeñopero luego se expandetransformándonosen su territorio.Cuando abrí la computadora,escribí tu apellidoe hice clic,supe que te casastey tuviste un hijo hace dos años.Tus fotos se destacaronentre miles de otras,no pensé que habíatantas portadorasde tu nombre.SiSigue leyendo “Natalia Litvinova”

Vanina Colagiovanni

Poemas de Una no elige cuándo caerse Ruptura Vas a sentarte en el sillón otra vezcon las manos en la sienabrir la puerta del balcón, prenderte un cigarrillovas a fumar sin convicción y a decirmeno quierovas a decir que sí a todo lo que no querésy a pensar en un insecto, que dura un díaSigue leyendo “Vanina Colagiovanni”

Robin Myers

Poemas Lo demás ¿De qué se trata en realidad, esta necesidad de compararlo todo,de hacer que cada cosa se parezca a otra cosa, de abrirse paso a fuerza de metáforashacia un tipo de calma que no sea parecida a un andamio construido alrededor del aire, sino concretamente eso?Me senté en una iglesia en Masaya, Nicaragua,Sigue leyendo “Robin Myers”

Eleonora Requena

CLIFFHANGERS I Equilibrado entusiasmo de la mesa, en tanto no se le sobrecargue ni se le sobre exija De las cuatro patas, una es la más corta, el balance consiste en no mover un dedo Sería preferible una mesa japonesa y condescender a reclinarnos ante ella Mientras la mesa cojea de la tercera pata, laSigue leyendo “Eleonora Requena”

María Lucesole

Elegimos una dirección, sin querer, al azar.De repente vemos pasar cinco colectivos de larga distancia con gente dormida adentro.Carboni 18, Elvira 33, Arévalo 14.Acelero y dejo que la velocidad del camión que va adelante me succione.Ahora ya no miro; tengo la vista abandonada en el parabrisas, la mano cayendo desde la ventanillahacia la ruta.Acabamos deSigue leyendo “María Lucesole”

Néstor Mendoza

Dípticos contemplación INarciso Desconozco mi perfección, la ignoro: solo algunas noches, en siestas entrecortadas, acaricio repetidamente la piel de mis manos y mi cara, en un vano intento de comprender la fascinación de los otros. Ellos me ven y desean tocarme como si tocaran la sábana nupcial de los dioses. Este es mi cuerpo, pretendidoSigue leyendo “Néstor Mendoza”

Rosana Laura Canosa

Poemas Confesión Ando estrenando miseriastengo que mudarme de paíso de veredaromperme la inerciao algún hueso me enamoro de los filos de las cosas la medialuzla oscuridadla sombra pergeña un margen de horror no encuentro resquiciopor donde escapara un tiempo sin hojas cuadriculadas sigo a una hormiga que va mordiendo mi albahacaescucho cómo se desgarrala carneSigue leyendo “Rosana Laura Canosa”

Gabriela Luzzi

Poemas *Cuando me dijeron que tenía quequedarmesupe que me iríalo antes posibley me porté bien.Había jurado quenunca máspasaría por un dolor asípero vi la carade mi hijay lo olvidé.Desde que soy madretrabajo ocho horaspor díay por momentos actúocomo si no me importaraperder mi trabajo;llego a casa,preparola cena,todo pidecierto reparoy no sécómo interpretarme. *Tengo un trabajodondeSigue leyendo “Gabriela Luzzi”

Anahí Flores

Respuestas 1La nuestra es una editorial con varios editores. Nos es difícil ponernos de acuerdo. Siempre alguno dice —A mí no me parece. Y adiós libro. Te diría que no cuentes con nosotros. 2Te debo una respuesta,perdón por la demora.Estuvimos hablandocon mi socio y llegamosa esta conclusión:no incluiremos autoresque hayan publicadoen una editorialtan cercana aSigue leyendo “Anahí Flores”

Ariel Bermani

Aniversarios Ahora que estamos llegandoal final de otro añono pude evitar la tentaciónde buscar un almanaque de 2011.Me acordé que el juevesanterior a la navidadhicimos el tallery dejaste tu libro de Marosasobre la mesapero alguien te avisó.Eso del libro era un trucome explicaste despuéspara volver al día siguiente.Me mandaste un mail esa madrugadaporque querías charlarSigue leyendo “Ariel Bermani”