Pig. Las capas de humanidad que envuelven la soledad

Radamés Larrazábal

¿Drama, thriller o suspense? En esta nueva pequeña obra de arte no habrá que definirlo. Pig (Sarnoski, 2021) se pasea por todas esas vertientes y quizá alguna otra, pero no importa, la delicada y acompasada narrativa ocupa toda la atención.

Nicolas Cage no es santo de mi devoción, y creo que tampoco es aquel protagonista que llena la sala con su nombre, no obstante, debo reconocer, -y concordar-, con que es -uno de, o- tal vez su mejor trabajo hasta hoy.

Sorpresivamente en esta entrega actoral Cage no destaca en la explosión de la violencia, sino en sutiles elementos que transcurren discretamente por entre un aura de tensión en toda la trama, evocando aquella gran actuación en Adaptation (Jonze, 2002).

Palabras clave en Pig: duelo, paz, naturaleza. ¿No combinan? Yo tampoco lo creía, pero todo se alinea pulcramente en este increíble filme minimalista -dirían algunos-, independiente se me antoja a mí, de osados encuadres y ritmo moderado, donde una banda sonora con ocasionales piezas de música clásica orquesta una presentación de imágenes cargadas de naturaleza, poesía y nostalgia que no dejará salir ileso a ningún espectador.

Mención especial merece asimismo la narración subdividida en capítulos con títulos alegóricos, una suerte de pensamientos del protagonista que le han llevado a concluir que “nada es real” de una manera muy pragmática. A todas luces un trabajo de fidelidad y compromiso con el guion y los personajes muy bien construido.

La diferencia tenue entre enfocarse en las emociones y usarlas, es posiblemente uno de los mayores logros cinematográficos en este primer trabajo del director. Ya la dirección de la fotografía y las secuencias son responsables por catalizar la emoción en medio de la tristeza y la frialdad de una Portland privilegiada con la presencia de un chef ermitaño cuya vida gira en torno a una cerdita trufera.

La forma en que progresa el guión presenta paulatinamente quién es su enigmático protagonista, y va sumando capas de humanidad también a cada uno de los personajes actores del fantástico asilo del chef. Esto hace de Pig una película humanamente hermosa y, como tal, rara y fascinante

Después de ver cientos de largometrajes pocas cosas te sorprenden en la pantalla, Pig es una de ellas. Es desconcertante, extraordinaria, y, sin lugar a dudas una ganadora.

Radamés Larrazábal. Comunicador social. Profesor universitario.
@catedralivre – conustedes@gmail.com

2 comentarios sobre “Pig. Las capas de humanidad que envuelven la soledad

Responder a omduart Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: