Darwin Winklaar

No hay hombre que pueda ofrecer su cuerpo al mar, solo su alma.

Las obras de Darwin Winklaar son honestas y personales. Practican hechizos provenientes de un baile solitario entre la nostalgia y la melancolía donde también los sentimientos de extraños se ven integrados. Mientras excava los recuerdos de su niñez, honra a su madre Violeta con los símbolos culturales que se ven reencarnados en los rituales rutinarios y los hábitos familiares que expone con sus obras.

___

Darwin Winklaar Nació en el distrito de San Nicolás, Aruba, en 1994. Actualmente estudia en la Academia Gerrit Rietveld, en Amsterdam, donde ejerce su práctica artística. Aunque sea joven, ha realizado una obra extensa en los últimos 10 años, especialmente en la Academia de Bellas Artes Ateliers ’89 y en Cas di Cultura de Aruba, con colaboraciones de artistas locales e internacionales como Elvis López, Glenda Heyliger, Osaira Muyale y hasta Marco Borsato, Raymond Rutting y Folkert de Jong. Su obra más reciente, “TONTI MI MES, MI TA PORDONA” (NO JODA, ESTOY PERDONADO) fue expuesta en la Propuesta de 2018 para un Museo de Arte Contemporáneo en Aruba.

Revista Muu+
Octubre 2018

¿Qué te pareció? Tu opinión es importante.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: