Maximiliano Guerrero

Poema en construcción

El hombre construye su casa.
Levanta día y noche,
ladrillo por ladrillo,
un muro que lo cobije
del frío, del hambre;
del puño de rabia que golpea
los ojos furibundos,
la boca tiesa,
la otra mejilla que ofrece
mientras baja la cabeza.

Clava sus huesos,
tirante por tirante,
sobre la oscura viga que lo atraviesa.
Hunde sus piernas en el barro,
columnas de un templo de adobe;
y encadena su cuerpo a la tierra.
Entre los párpados pesa
una bolsa de portland;
y su cuerpo se balancea
sobre el alto esqueleto de una escalera.
El corazón bombea
balde tras balde:
sangre por agua,
sudor por cemento,
piel por arena.
Las aberturas se cierran
y el corazón se detiene sobre la puerta.

La casa está en pie.

El hombre,
ahora descansa.

**

Pájaro que se rompe

Como un pájaro
que se rompe
en la espuma,
salpicado de azul;
alas tristes
que se quiebran
bajo el peso
del agua.
Los ojos
vidriados
en la sal,
se pierden
en un horizonte
líquido.
Y fatal,
el espinazo de la noche
se curva
sobre sus plumas.

Miedo,
dolor
y asombro:

la muerte.

Maximiliano Guerrero: Nací en Salto, Uruguay, en 1984. Actualmente resido en el barrio de Florida, Vicente López. Me defino como aprendiz de todo, oficial de nada. Soy padre y poeta que son, casi, la misma cosa. Publiqué en 2020 Pájaros Nocturnos, mi primer poemario, de la mano de Halley Ediciones.

Revista Muu+ Marzo 2021

¿Qué te pareció? Tu opinión es importante.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: