Dos poemas

San Delmal

Héroes
Fueron las calles, era el asfalto el que nos llamaba y aunque el frío diezmaba, pasamos el punto de no retorno corriendo.

Eran las 4 de la madrugada, pero ¿qué importaba eso en el grito que le ladramos a la luna como si fuese la última noche de nuestras vidas?

Éramos héroes en nuestros corazones, héroes de una epopeya anónima, héroes de nuestro propio cuento y con solo esperanzas

y una bocanada de aire todo el mundo fue nuestro.

El nuevo mundo, ese que no tiene más nada que envidiar ni temer.

No le debemos nada a nadie.

Fue tu boca en la tormenta y mi fuego bajo la lluvia, éramos los héroes de esa noche sin fin, en este mundo sin fin. Todo se adelantó a tu mirada y todo se resumió en mi risa, la batalla estaba casi ganada. Vos sonreías como una margarita y en mi pecho estalló la primavera. La noche se hacía más oscura y nuestros corazones se sumergieron en ella brillando.

Y tus manos,

y tus ojos

y tus labios,

vos resplandecías.

Tu cuerpo fosforescente encandiló a la Luna,

la batalla estaba ganada,

la noche era nuestra.

Fue el cielo iluminado de la imaginación

y la ferocidad con la que la protegimos,

el palacio de nuestra juventud a merced de la apología de las ganas,

todo,

todo sucedió en una noche entintada de rojo carmesí

y tus labios de rubí

y yo que a tu ilusión me subí

y la noche se desnudó en amanecer

justo detrás de mí.

 

 


Todo va a pasar


Todo va a pasar
El amor va a pasar
El odio va a pasar
las lágrimas van a secarse
y la certeza se va a transformar
en dudas y las dudas en montañas.

Todos nosotros pasaremos
y también las generaciones por venir
como las que pasaron.
El tiempo va a seguir su marcha
implacable
sobre esta nube de humo
que llamamos realidad.

Todo va a pasar.

La vida va a pasarse
por entre nuestros dedos
como si fuera un médano que se deshoja
y del que cada vez queda menos,
como si un terrón de azúcar
se disuelve en un mar de momentos.

Todo va a pasar
y lo que hoy es ya no será.

Ni vos vas a ser para mí
ni yo para vos
y todos los planes pasarán
como también los besos
y los momentos.
Tu naricita fría a la luz de un farol de la calle en julio mientras te aprieto fuerte contra mi pecho y nos reímos.
Eso va a pasar.
Mi paso apurado en el supermercado haciendo chistes por las góndolas más raras y tus caras de mamá enojada detrás de la sonrisa
por mi niñez tan a propósito.
Eso también va a pasar.
El aroma de la cocina en la que a todo le puse orégano y vino blanco mientras vos ponías la mesa y te reías de mí y de mis malos hábitos
de soltero durante tanto tiempo.
Eso pasará.
Tu cara entre mis manos, enmarcada en la fragilidad del momento absoluto que compartimos tantas veces bajo esas sábanas endemoniadas y en toda la casa, tu voz ahogada del momento de la explosión y esas manos que me estrujaban como si se te escapara la vida.
Eso va a pasar, pasará.
También las peleas interminables encadenadas unas a las otras sin fines ni comienzos, el me dijiste y te dije, ellos y ellas, extras de utilería en nuestra función; la sensación de cansancio, el hartazgo de los días y el estremecimiento del vacío con el que terminamos este viaje.
Eso claro que va a pasar.
Y cuando el tiempo pase,
entonces todo tomará otros colores
y ya no seremos nosotros
para nosotros mismos.
Serán nuestros recuerdos que floten
como un eco del más allá
sobre este hoy que corremos para no ser ayer.
Ahí estaremos nosotros,
estarás vos toda canosa y yo aún más petiso
con nuestra sonrisa de siempre y esos ojos
perdidos en la nada
esperando que baje la marea para meternos
de cabeza en el mar de esos momentos que siempre,
siempre están por venir

Y no importa todo lo que pase
 y todo lo que venga
porque siempre en esta vida
las sorpresas me robaron
las más lindas sonrisas.

 


SAN DELMAL. Poeta y músico. Puede escucharse por: sandelmal.bandcamp.com, o San Delmal en Spotify.

Pin It
Publicación virtual de

La Vaca Mariposa

¿Quiénes somos?

Haciendo Muu+

Contacto

Envíame un mail